Receta de nabo encurtido

Este apertivo o acompañamiento es muy común en Asia. Es dulce, crujiente, refrescante y tiene un puntito picante que lo hace muy apetecible.

Se puede comer como apertivo, junto a unas aceitunas. Si lo prefieres como acompañamiento, lo recomiendo con platos pesados o calientes. Es ideal para picotear con unas lentejas estofadas o un puchero de garbanzos.

Nabos – cortesía de thebittenword.com, CC BY 2.0, via Wikimedia Commons

La receta es muy sencilla. Simplemente tenemos que preparar una salmuera, que utilizaremos para cocinar ligeramente los nabos y luego dejar que se hagan durante unos días.

Ingredientes

  • Nabos – 700 g – elije la cantidad dependiendo del tamaño de los tarros en donde vayas a prepararlos
  • Agua – 250 ml
  • Vinagre – 250 ml – yo he utilizado de manzana pero puedes usar vinagre de vino o de arroz si lo prefieres
  • Azucar – 220 g
  • Sal – 25 g – una cucharada sopera generosa
  • Guindillas – 2 pequeñas o 1 grande – puedes sustituirla por cayena, chiles o ají

También vas a necesitar tarros. Un tarro de 1 litro por cada 700 u 800 gramos de nabo, más o menos.

En Asia, normalmente se utiliza el nabo Daikon, también llamado rábano blanco o rábano japonés. Puedes utilizar cualquier variedad de nabo o rábano. Por cierto, preparé demasiado escabeche, así que lo utilicé para encurtir rábanos.

Paso a paso

  1. Lava, pela y filetea los nabos en pedazos de 1 centímetro de grosor, más o menos. Si no quieres pelarlos, lávalos muy bien.
Nabo troceado en un escurridor de metal
Nabo troceado

Ahora, vamos a preparar el escabeche:

  1. Pica las guindillas. Si te gusta más picante deja las semillas.
  2. Pon una sartén honda al fuego y mezcla todos los ingredientes excepto el nabo. Asegúrate de que el azúcar y la sal se disuelven. Mantenlo al fuego, que hierva durante 3 minutos.
  3. Añade el nabo a la sarten y retira del fuego.
Sarten con salmuera y nabo.
Nabos en salmuera caliente
  1. Deja que enfríe un poco. A continuación, pasa el nabo al tarro usando una espumadera.
  2. Añade la salmuera caliente al tarro.
Tarro de cristal lleno de nabos encurtidos
Tarro lleno de nabos y salmuera
  1. Deja enfriar durante 1 hora.
  2. Para acabar, tapa el tarro intentado que todos los nabos estén bien sumergidos.
Resultado final de la receta. Un tarro lleno de nabo encurtido.
Tarro de nabo encurtido
  1. Ahora solo queda esperar. ¡En 5 días deberían estar listos para comer!

Presentación

Está es una presentación muy sencilla que funciona en cualquier situación. Corta unos bastoncillos de zanahoria para decorar y añade un poco de aceite de sésamo (o de oliva si lo prefieres):

Nabo encurtido con zanahoria y aceite de sésamo

Puedes guardarlos en la nevera y deberían aguantar unas semanas sin problemas. Si ves el más mínimo rastro de moho, tíralos y no te arriesgues.

¡Espero que los disfrutes! Si tienes alguna duda no dudes en comentar. Si pruebas la receta, ¡me encantaría ver el resultado!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s